Todos estamos llamados a hacer discípulos

Todos estamos llamados a hacer discípulos, al respecto algunos podrían hablar de mentoria, capacitación, entrenamiento o asesoría, pero básicamente se trata de gente que nos sigue, personas en las que invertimos. Cuando se tienen discípulos se debe saber que no se van a tener para siempre. Por tanto, su objetivo debe ser poner en marcha a los discípulos por su propia cuenta, de modo que hagan cosas más grandes que las que usted ha hecho.

Veamos algunos consejos para cuando empiece a elegir discípulos:

  • Esté preparado para pedirles que aprendan de usted.
    • Aprendan lo que oigan de mí.
    • Hagan lo que les digo.
  • Busque líderes en los que vaya a invertir que sean:
    • Fiables
    • Competentes para enseñar a otros

Lo anterior, en realidad, no es nuevo; ha sido transmitido por casi dos mil años. Usted puede leer al respecto en la sección del Nuevo Testamento de la Biblia. Me encanta la forma en que se lee este versículo en la Biblia El Mensaje:

«Pasa a otros lo que has oído de mí, a líderes confiables que sean competentes para enseñar a otros».

¿Está listo para pasarlo a otros?