Plazos y llamada de seguimiento

Como líderes, muchas veces asignamos responsabilidades a nuestro equipo y comunicamos claramente las fechas definitivas en que necesitamos que nos entreguen el trabajo.

Acto seguido, esperamos.

La fecha límite se aproxima y hemos ido trabajando en otros asuntos.

Cuando el plazo se cumple vemos a nuestro alrededor y una vez más nos sentimos decepcionados. El trabajo no ha sido entregado y ahora usted tiene que buscarlo y pedir que se lo entreguen. O, peor aún, hacerlo usted mismo.

Pero, ¿qué pasaría si usted pudiera hacer algo para asegurarse de que las asignaciones se le entreguen? ¿Cómo cambiaría eso sus expectativas al irse acercando las fechas límite?

Uno de los secretos que he aprendido es la llamada de seguimiento.

Es una llamada que hago a mitad de camino, en el marco de tiempo de la asignación, para charlar sobre el proyecto. Durante la llamada hago dos cosas:

  • Explico el resultado deseado de la asignación y por qué es importante.
  • Pregunto si hay alguna duda acerca de lo que estamos buscando.

Yo encuentro que esto nos ayuda a mí y a mi equipo a trabajar con confianza. Ganamos alineación y, definitivamente, seremos capaces de concentrarnos en las necesidades de nuestro equipo, así como de nuestros clientes y consumidores.

Vamos, haga la llamada. Revise cómo van progresando; se alegrará de haberlo hecho.